Insight Personal

En mi experiencia personal he transitado procesos de introspección,
reflexión y autoconocimiento que me permitieron introducirme
en el complejo mundo interior de las emociones
y comprender cómo nos desconectamos de nuestro ser esencial
desde niños en el proceso de adaptación al entorno que transitamos.

La autoobservación me facilitó detectar patrones aprendidos
y aplicados en “automático” es decir inconscientes.
Poner atención en ellos es la forma de tomar “consciencia”.
Es como andar a oscuras y de pronto encontrar
la llave del interruptor que enciende la luz.
Al iluminarse nuestro interior podemos entender
qué aspectos nos impiden avanzar para sentirnos completos.

Todos vivimos en estados interiores llamados estados de ánimo
que han sido construidos a lo largo de la vida en función de la interacción
con el entorno y de las experiencias transitadas. Esos estados
nos condicionan en la forma que interpretamos las circunstancias
y hechos que necesitamos afrontar y resolver,
son los “lentes” con los que vemos el mundo.

Comprendí que podemos aprender a liderarnos y transformarnos
cuando determinamos qué queremos y cuáles son nuestras necesidades
que nosotros mismos podemos satisfacer. El resultado será
sentirnos conectados y poder conectar con los demás
para lograr relaciones satisfactorias y armoniosas
que son tan necesarias en la vida. Somos seres sociales.

En definitiva el autoconocimiento nos permite potenciarnos,
conectar con nuestro poder interior, escucharnos y ser más intuitivos así como también más auténticos.